Get a quote

Get a free quote now.

Thank you! Your message has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Según Fedepalma, de los 43 millones de hectáreas con las que cuenta la frontera agrícola de Colombia, 23 millones son aptas para la agricultura, pero tan solo 5 millones aproximadamente se encuentran sembradas. Actualmente Colombia cuenta con más de 550.000 hectáreas sembradas en palma de aceite en 161 municipios de 21 departamentos, agrupados en cuatro zonas palmeras, teniendo así presencia productiva en más del 70% del territorio nacional. Solamente en el 2019, se extrajo más de 1.5 millones de toneladas de aceite crudo, adicionalmente, un gran número de productos y subproductos que impactan de gran manera la economía nacional.

En este sentido, podemos decir que la palma de aceite, es la oleoginosa más productiva del planeta, muy por encima de otros cultivos similares como la soya y canola, y posee un enorme potencial en el desarrollo agroindustrial del país, ya que Colombia se ubica actualmente como el primer productor de aceite de palma en el continente americano y el cuarto a nivel mundial. La palma de aceite representa más del 6% del producto interno bruto agropecuario del país, haciendo grandes aportes a la industria de alimentos, cosméticos y energéticos en la industria del biodiesel.

Conozcamos cuáles son algunos de los beneficios que ofrece la palma de aceite y cómo la economía colombiana se favorece de ella:

¿Por qué la palma de aceite potencia el desarrollo de la industria nacional?

La palma de aceite produce el aceite más consumido en el mundo y es un gran abastecedor de la industria alimenticia. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) por sus siglas en inglés, declara que nuestro país es una de las despensas de alimentos que quedan por desarrollar en el mundo, por la amplia diversidad que ofrecen productos que operan como materias primasen múltiples industrias. Es así, que nos ofrece el aceite de palma colombiano, permite que se encuentre posicionado como elemento primordial en el desarrollo alimenticio e industrial del país.




Toda una cadena productiva desde los cultivares ,labores de cosecha, transporte y las plantas de procesamiento, tanto del aceite como de los productos finales, hacen posible que el aceite de palma cumpla con los estándares solicitados por los mercados internacionales que cada vez son más exigentes, tanto desde el punto de vista técnico como social y ambiental haciendo que el negocio se enfoque en la obtención de un aceite vegetal sostenible, único y diferenciado, pues es un producto que participa y mueve gran parte de los mercados agroindustriales del país.

¿Por qué la palma de aceite potencia el desarrollo de la industria nacional? El aceite de palma y el aceite de palma se obtienen a partir del fruto de la palma aceitera, por medio de procesos mecánicos en plantas de beneficio primario, quienes los extraen en forma cruda y los distribuyen en diferentes sectores donde lo procesan para darle uso final. Sus extraordinarias cualidades nutricionales, estabilidad física y características particulares lo convierten en un producto muy apetecido por la industria.

El aceite de palma lo encontramos en múltiples usos, como lo son sopas instantáneas, pizzas congeladas, bombones, grasas para freír, glaseados de cacao, cremas de helado, pintalabios, jabones, champús, cremas y detergentes, entre muchos otros. El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) estima que uno de cada diez productos disponibles en el supermercado contiene aceite de palma. Además, existen subproductos del procesamiento del fruto de la palma de aceite que se emplean para alimento animal.

Y los tiempos actuales, ¿qué pronósticos presentan?

A pesar de que la actual pandemia ha desacelerado el crecimiento de muchas industrias, la agroindustria de la palma no presentó muchos prejuicios y, en términos de demanda, la principal afectación estuvo en la baja de consumo de aceites y grasas por parte, especialmente, de la cadena de negocios que tuvieron que cerrar a razón del confinamiento y las medidas tomadas, sin embargo, el aumento en las exportaciones compensó esta disminución. Lo mismo ha pasado en el biodiésel, en donde la disminución de aceites usados y sebo en las mezclas ha impulsado la demanda por aceites vegetales, como el aceite de soya y palma.

En este mismo sentido, contrario a las tendencias observadas a nivel mundial de decrecimiento industrial, la palma de aceite encontró un nicho importante para seguir explorando, pues dadas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas han adoptado protocolos de bioseguridad con el fin de prevenir el contagio de la Covid-19, aplicando medidas de limpieza y desinfección, y es aquí que el aceite de palma tiene una fuerte incidencia, porque es una de las materias primas indispensables para la fabricación de jabones, desinfectantes y productos de limpieza. Según datos de Nielsen, durante 2020 en Colombia se incrementó la adquisición de productos como jabón de tocador, antibacteriales y limpiadores líquidos en más del 30%, lo cual mantuvo la demanda interna del aceite de palma en este sector como materia prima por excelencia.
Jabón de tocador y
antibacteriales: +35%
Limpiadores
líquidos: +31%

¿Por qué seguir apostándole al cultivo de palma de aceite en nuestro país?

Frente al panorama anterior, la tendencia del mercado de aceite de palma a nivel nacional y mundial muestra un escenario favorable, tanto en un contexto inmediato aún con Covid, como en el mediano plazo, en términos de post pandemia. La agroindustria de la palma de aceite es uno de los subsectores de la agricultura mejor preparados para contribuir a la reactivación económica y la generación de empleo en el mediano plazo, posicionándose como uno delos aceites vegetales de mayor consumo en Colombia, con una participación cercana a 62% frente al mercado total de aceites y grasas.

Así mismo, el uso del biodiésel al igual que otras energías renovables alternativas, cada día tiene más aceptación y un mercado más amplio, especialmente por el agotamiento de las energías fósiles y su gran impacto en el calentamiento global. En el caso específico del biodiésel de palma, el uso futuro es promisorio, por la alta disponibilidad de materia prima, bajo impacto ambiental y buen comportamiento en los motores donde es suministrado. Se ha identificado claramente una necesidad en el mercado de aumentar progresivamente la mezcla de Biodiesel con combustibles fósiles, situación que en el mediano plazo aumentará la demanda y posicionará a este aceite aún más en mercados nacionales e internacionales.

En TECNOVA, estamos convencidos que fortalecer la cadena productiva del aceite de palma, desde el cultivo, los procesos industriales intermedios y finales, permiten agregar más valor a un producto que se posiciona cada vez más en los mercados mundiales. Le apostamos a que mediante la aplicación de buenas prácticas industriales se pueden lograr mayores beneficios económicos para las compañías, haciéndolas más rentables, asegurando procesos eficientes y productos de la mejor calidad. Enfocamos nuestros esfuerzos en transformar las estratégicas técnicas en herramientas gerenciales que favorezcan y faciliten la administración eficiente de los procesos de cara a un aumento en la competitividad del sector palmero.